# DE LOS DOS LADOS DEL MOSTRADOR

Empresa de funcionaria de Gennuso le cobró a los privados por la Fiesta del Chocolate

La “Asistente General de Eventos” del Ejecutivo utilizó su empresa privada para cobrarle a las empresas chocolateras. El Intendente sabía de la maniobra. Yo la hago, yo la cobro.

24/07/2017
Bariloche
Santiago Rey

 

En un ejemplo más de desconocimiento de los límites entre lo público y lo privado, una funcionaria del Gobierno de Gustavo Gennuso facturó a las empresas chocolateras el aporte para la organización de la Fiesta del Chocolate, realizada este año.

En su rol de funcionaria, María de la Paz Rivas tuvo a su cargo la organización de la Fiesta del Chocolate, edición 2017. Y como integrante de Aleluya Sociedad de Hecho -conformada en 2013-, le cobró a las empresas chocolateras el aporte de 15 mil pesos para la realización del evento.

 

Rivas fue designada por el municipio el 1 de octubre de 2016, bajo la figura “colaboradora y asistente general de eventos y diversas tareas protocolares”, dependiente de la Dirección General de Comunicación. Un cargo creado a medida y por el cual Rivas cobra el equivalente a dos salarios básicos de la categoría 21, más zona fría. Es decir, entre 35 y 40 mil pesos mensuales.

María de la Paz Rivas (foto Facebook)

En su función como organizadora privada de eventos, ya participó, en 2016, de algunas tareas relacionadas con la Fiesta del Chocolate y la Fiesta de la Nieve. Algunos meses después de esa participación, fue designada por Gennuso en el área de Protocolo, y desde entonces monopolizó la relación con los privados en las actividades de organización de este tipo de eventos.

 

Según documentación a la que accedió En estos días, por lo menos cuatro empresas chocolateras -entre ellas Tante Frida, Tronador, Del Turista, y Mamuschka- le pagaron a la empresa Aleluya montos que van de 7500 a 15 mil pesos, por el concepto de “Dirección FNC (Fiesta Nacional del Chocolate) 2017”. No existe detalle de los alcances de la tarea de “Dirección” de la Fiesta, aunque supone una participación clave y directa en la organización del evento. De ser así, debiera constar alguna resolución o trámite administrativo que explique la relación entre el Municipio y la empresa. Sin embargo, no hay registro alguno de esa vinculación, ni explicación de porqué la empresa de la funcionaria María de la Paz Rivas siguió participando de la organización de la Fiesta y le cobró a los privados.

 

La actividad de los dos lados del mostrador de la “colaboradora y asistente general de eventos y diversas tareas protocolares”, se inscribe una extensa lista de tercerizaciones en el área de comunicación; funcionarios cuestionados por incompatibilidades entre la tarea pública y la privada; y la existencia de una estructura de recaudación para-estatal.