# A UN AÑO

Cuánto cambió el discurso oficial sobre el crimen de Lucas Muñoz

Qué decía Weretilneck sobre el crimen del policía hace un año, y qué dice hoy. Contradicciones.

14/07/2017
Bariloche

(foto Prensa Provincia)

Con el transcurso del tiempo, y la paralización de la causa, se descomprimió la presión institucional y mediática sobre la figura del Gobernador, y el mandatario aplacó su discurso oficial sobre el crimen del policía Lucas Muñoz. 

A un año de la desaparición y posterior asesinato del suboficial, este jueves en Bariloche, Weretilneck afirmó: “No tenemos acceso al expediente, no puedo agregar más de lo que he dicho desde el primer día, hasta hoy”, señaló, y agregó: “No podemos decir más de lo primero que hemos transmitido las primeras dos, tres semanas”. 

Pero esos primeros días después de la desaparición del suboficial, Weretilneck reconocía que manejaba información y se mostraba más comprometido con el esclarecimiento del crimen. ”Yo recibo dos o tres veces al día los informes de la policía que colabora. Mi esperanza es que vamos a encontrar la verdad. Tenemos la obligación de encontrarla”, infirió el mandatario, oportunamente.

En ese entonces, Weretilneck tenía definida la autoría de la Policía de Río Negro en el crimen, e incluso manejaba hipótesis sobre las motivaciones. "Hubo un mensaje hacia adentro de la policía porque existen dos sectores en pugna, uno de oficiales y suboficiales, y otro que queda por determinar", sostuvo el Gobernador, en declaraciones a medios locales.  

Sobre un mismo eje, hace un año, Weretilneck declaró: "Durante las primeras horas se trató de desviar la investigación, hubo una reacción atípica, no se preocuparon mucho por buscarlo”. Incluso aludió al pacto de silencio de la corporación. "Hay al menos diez o doce policías que sabían lo que había pasado con Muñoz”, sostuvo el mandatario, en ese entonces. Y profundizó: “Cada vez que le pasa algo” a un uniformado de la fuerza, la Policía “se une y reacciona y hasta realiza acciones excesivas”.

En un mismo sentido, hace un año, agregó: “Nadie niega que un sector de la Policía de Bariloche esté bajo sospecha”, sostuvo, y se mostró “sorprendido” por la “pasividad” de los uniformados ante la desaparición de Muñoz.

Este jueves 13 de julio en Bariloche, el mandatario afirmó que “nosotros (el Gobierno provincial) le planteamos al fiscal, y le solicitamos al Gobierno Nacional, para una mayor claridad en la investigación, el apartamiento de la Policía de la Provincia”, aseveró, y reafirmó: “La Policía rionegrina se apartó por decisión del Gobernador”. 

Un año antes, oficialmente, Weretilneck decía: "Nosotros pusimos a los mejores hombres que tiene la policía a disposición de los magistrados, y son ellos quienes deben determinar si la institución debe ser separada de la investigación”.

Y en ese entonces, añadió: "De todas maneras, si el juez decide que nos separemos, nosotros lo vamos a aceptar”. 

En rigor, al margen de la contradicción discursiva de Weretilenck, la decisión de remover a la Policía de la provincia de la investigación, obedeció al impetuoso reclamo de la familia Muñoz.