# CRIMEN LUCAS MUÑOZ

Un año después...

Se cumple un año del secuestro y posterior asesinato de Lucas Muñoz. La familia marchó nuevamente en soledad ante el silencio del gobierno y la Justicia.

10/07/2017
Viedma

 

¿Para quién fue el mensaje de la muerte de Lucas Muñoz?, son las palabras que retumban con la fuerza que le dan un megáfono y la voz angustiada de un familiar. Una bandera rionegrina se mueve por efecto del viento gélido de la mañana. Medio centenar de personas (o quizas menos) cantan el himno nacional frente a la Jefatura de Policía, en la capital provincial. La escena se repite dos veces más, frente a la Casa de Gobierno y al Poder Judicial.

Se cumple un año desde que el policía rionegrino, Lucas Muñoz, fue secuestrado cuando se dirigía a su trabajo en la ciudad de San Carlos de Bariloche.  Recién 26 días después el cuerpo del joven aparecería en un descampado, donde ya lo habían buscado.

“El gobernador se hizo a un lado desde el momento en que le arrojaron el cuerpo a los pies, porque ese fue un mensaje directo a él”, responde Paola Muñoz, la hermana de Lucas.

 

En los 365 días transcurridos lo único que parece mantenerse firme es el recuerdo de la familia y su pedido desesperado. Las autoridades y sus promesas de justicia y acompañamiento también se fueron, ahora sólo están las víctimas y la comunidad.

“La causa sigue sin avances, seguimos esperando que se abra algún punto de investigación, pero hasta el momento sigue todo parado. Como se dijo dese un principio hay un pacto de silencio, nadie habla por miedo o por complicidad”.

En las marchas tampoco hay policías, ningún integrante de la fuerza de seguridad de la que Lucas formaba parte. Paola tiene una explicación “Muchos nos dicen que no pueden acompañar porque no los dejan, por miedo y por ese motivo no hay policías acá marchando con nosotros”.

Ni en la Jefatura, ni en la casa de Gobierno, ni en la Justicia los familiares fueron atendidos. Por el contrario, con la llegada de los manifestantes un vallado policial se armó en cada punto para prevenir, quizás, algún conflicto. Policías enfrentados con policías, pedidos de justicia frente a silencios institucionales, la foto de Lucas con su uniforme frente a otros uniformes.

 

Mientras los familiares y amigos del Policía Lucas Muñoz pedían por el esclarecimiento de su muerte en la puerta del edificio donde se supone se imparte Justicia, por la puerta del costado, salía el Ministro de Seguridad y Justicia, en un auto oficial, acompañado por otros policías, en silencio.