(H)INCAAR el diente

En estos días, los medios se han anoticiado de un conflicto que, por los actores intervinientes y por la sordidez de sus hechos, a copado tapas de (?) prestigiosos diarios argentinos y hasta ha merecido un spot del defensor de la comunidad de los anillos.

23/04/2017
Mariano Benito

En el memorable tema de Les Luthiers "Cantata del Adelantado Rodrigo Díaz de Carreras", su protagonista, un simpático representante del imperio Español, tiene intenciones de conquistar América y sus riquezas pero finalmente, sus resultados son infaustos. De todos los lados lo echan, diezman su ejército y los tesoros de estas ricas tierras, le son negados una y otra vez.

Haciendo gala de un exquisito manejo del lenguaje con ingeniosos juegos de palabras, en uno de sus fragmentos, la cantata daba cuenta del encuentro de Don Rodrigo con el imperio Inca. Dos palabras aparecen y nos llevan directamente al tema de esta nota: "Incalculable" e "Incautado".

Horrible y torpe opereta

Todo el material que consta sobre lo sucedido en estos últimos días bien podría inspirar a los Les Luthiers para componer una obra, dedicada a la operación de prensa + internas del gobierno + guerra de grupos económicos, que sin dudas sería del regocijo de muchos argentinos.

Pero la cosa es seria, a pesar de que se haya iniciado con dos animales sueltos (Feinnman y Fantino) que poco aportan al concepto "seriedad". Lo cierto es que, a través de un informe berreta e irrespetuoso, ensuciaron el buen nombre y honor de dos personas que en nada se lo merecían, hablo de Pablo Rovito (director de la ENERC, escuela de cine del Incaa) y de Alejandro Cacetta (hasta hace poco presidente del cuestionado instituto), cuestionando sus actos y vinculándolos irresponsablemente con la corrupción, munidos de papeles que en principio parecen muchos, pero que en todo caso habrá que ver cual es su incidencia en un proceso judicial.

Inmediatamente después, el ministro de cultura Avelluto pidió la renuncia de Cacetta. Importantes personalidades del mundo cinematográfico a uno y otro lado de la grieta, repudiaron esto y, acto seguido, se cambió el discurso diciendo que Cacetta es un gran tipo, pero que no va a la velocidad que ellos (los fanfarrones neoliberales que condena Vigo Mortensen) pretenden.

El cierre de este primer acto podríamos situarlo en la gran resistencia que manifestaron TODOS los miembros del colectivo cinematográfico hacia esta operación y, principalmente a abrir el paraguas contra lo que se vislumbra de fondo: el vaciamiento del Fondo de Fomento Cinematográfico.

El Imperio INCA(A)

El INCAA es un ente público autárquico (que es autosuficiente y no necesita ayuda de los demás) cuya finalidad es promover la producción y difusión de películas y piezas audiovisuales nacionales. Para ello, cuenta con un presupuesto anual que se alimenta del 10% del valor de las entradas de cine y un 25% de lo recaudado por el ENACOM (Ente Nacional de Comunicaciones) a las empresas de radio y televisión privada y a los cableoperadores.

Con este dinero y desde hace ya muchos años, el cine argentino ha crecido de una docena de películas en el año 1995 a las 130 que se produjeron en el año 2016. También agregar las miles de horas de producción audiovisual que se han realizado en los últimos cinco años consistente en series de ficción, animación y documentales.

El cine argentino está presente año a año en los más grandes y destacados festivales del mundo con películas que son premiadas y halagadas por el público y la prensa internacional. Hemos ganado dos Oscars y nos han nominado varias veces.

Falta es cierto, la conquista del público nuestro, como alguna vez se tuvo allá por las décadas del 50 y 60. Pero no es cierto que eso se deba a la mala calidad de nuestros films, sino a una política de expansión del imperio hollywodense y al no cumplimiento de la cuota de pantalla que prevé la ley de cine. Y con esto entramos a uno de los puntos clave para poder entender todo este entuerto.

La ley del más fuerte

Sabemos que el gobierno actual, derogó parcialmente la Ley de Servicios Audiovisuales (votada por una amplia mayoría y declarada constitucional por la Corte Suprema de la Nación). Sabemos también que habría un borrador de una nueva ley , conocida como Ley de Convergencia Digital. La ley anterior fue derogada por un decreto de necesidad y urgencia del presidente Macri. La ley que debiera suplantar la anterior, parece no tener tanta urgencia en ser debatida y estudiada por los actores especializados e interesados en ella.

El ENACOM ha mantenido unas veinte reuniones con distintas asociaciones, cámaras y entidades que mantienen algún tipo de relación con lo audiovisual. Todas, menos las del cine (asociaciones de directores, de guionistas, de actores, de músicos, de editores, etc.).

El gran temor de la comunidad cinematográfica (y hay que agregar al teatro y a la música que también obtienen un porcentaje para sus respectivos institutos) es que las empresas radiotelevisoras y los cableoperadores no tengan que aportar más al ENACOM y así hacer caer los fondos que fomentan nada mas y nada menos que gran parte de nuestra cultura.

¿Y por qué, se preguntan los Pergolini y Lanatas, los pelotudos artistas argentinos ponen el grito en el cielo haciendo videos donde condenan algo que no sucedió?

Por varios motivos.

Primero se podría citar un informe solicitado hace un tiempo atrás por el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne a la consultora FIEL (Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas), en el cual se aconsejaba al gobierno a sacar el 10% de las entradas de cine y el 25% del canon de las empresas radiodifusoras y cableoperadores; es decir, desfinanciar al cine para lograr un mejor sistema tributario y seguir siendo FIEL a los grandes grupos económicos.

Segundo, este gobierno ya ha dado varias pruebas sobre su accionar en relación al otorgamiento de grandes beneficios a determinados grupos económicos como la retención a los sojeros y a las mineras y la condonación de deudas a las empresas energéticas. No nos olvidemos a quienes pertenecen las grandes empresas radiodifusoras y cableoperadoras. Y aquí cabe aclarar que existe una guerra entre los cableoperadores (Clarín) y las empresas telefónicas por lo que se llama el servicio de cuádruple play; a través de un decreto de Macri se habilita a partir del 2018 a las telefónicas a brindar servicios de televisión por cable, telefonía fija y móvil e internet. Lo cierto es que no se sabe bien si éstos últimos comenzarían a pagar o no un canon al ENACOM que contribuiría a aumentar el Fondo de Fomento cinematográfico o si por el contrario ya nadie lo pagaría, al quitarle a los primeros esa carga, como obsequio por la pérdida de posibilidades de acceder a ser prestadores de cuádruple play.

Por último y no por ello menos importante, la fantasmal y constante presencia de la MPA (Motion Picture Association of América), es decir de las grandes empresas productoras de cine de Hollywood. El cineasta Luis Puenzo se preguntaba el otro día en un programa de tv, ¿por qué para discutir una ley argentina, se invitaba a la MPA, que es una entidad extranjera y monopólica?.

En la página del ENACOM (https://www.enacom.gob.ar/leydecomunicaciones) figuran las reuniones que se han mantenido con diversos grupos y organizaciones para que aporten a la nueva ley de convergencia. La decimoséptima tuvo a un invitado de lujo: la gente de la MPA. ¿Qué pidieron?, que no se aplique la cuota de pantalla ni en los cines ni en la televisión, y que se revean los sistemas de promoción de las industrias culturales con una visión que priorice políticas basadas en el libre juego del mercado.

Fin del primer acto

Algunos de los cineastas (Puenzo y Pino Solanas)que van al frente de la protesta y los reclamos, son los que en la década de los 90, lucharon para que exista una ley de cine que permitiera a los más jóvenes, poder filmar y hacer cine sin las penurias por las que ellos tuvieron que pasar. Los más jóvenes se han unido a este reclamo y es por todo esto, que el gobierno ha tenido que reveer (una práctica ya conocida de la administración Cambiemos) sus manejos o desmanejos con respecto a este y a otros temas.

Es por ello que amén de otras cuestiones como las internas que corroen a todo el gabinete de Cambiemos (se habla de la arremetida del ex radical Hernán Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos contra el ministro Avelluto y de la complicidad del vicejefe de gabinete Mario Quintana con el ex secretario de turismo de De la Rua) y de las mentadas cuevas de corrupción, de las cuales ahora (un año y medio después de asumir) se dan cuenta que el Incaa es quizás una de las más grandes, lo que se configura como más importante, es la política de beneficios a los más poderosos en desmedro, en este caso, de la cultura argentina y en definitiva de aquellos derechos que como ciudadanos, día a día se nos van acotando o directamente cercenando de cuajo.

Habrá que estar muy atentos a los próximos movimientos de los principales actores para que esta película que debiera ser sólo una pasajera comedia de enredos no termine en tragedia.

(Al final cambiamos oro...por baratijas)