Mal momento para funcionarios en acto público

En Viedma, Pesatti y Foulkes se retiraron insultados. Marchas en reclamo de Justicia por Lucas Muñoz y Santiago Maldonado coincidieron con el acto por la Independencia de Bolivia.

07/08/2017
Viedma

Foulkes y Pesatti (foto archivo gentileza)

La escena se dio en la Plaza San Martín. El Vicegobernador Pedro Pesatti caminaba custodiado por media docena de policías. A unos pocos metros, pero sin guardias, hacía lo mismo el Intendente de Viedma, José Luis Foulkes. Fue este lunes al mediodía, cuando ambos se retiraban del acto frustrado de conmemoración del 192 aniversario de la independencia de la república de Bolivia. De fondo, los gritos de los manifestantes.

La concentración a una sola cuadra del Poder Judicial rionegrino y federal, la Casa de Gobierno, el Municipio, la Defensoría del Pueblo y otros organismos del Estado, hicieron que a una misma hora y sin haberlo planificado, se encontraran en la Plaza San Martín la columna de familiares y amigos de Lucas Muñoz que reclaman justicia; integrantes del pueblo Mapuche que piden por la aparición con vida de Santiago Maldonado y la liberación de Facundo Jones Huala; y los integrantes de la Ctep que exigen se declare la emergencia alimentaria.

(foto gentileza Horacio Valderrama)

Todos ellos vieron la oportunidad para hacer sentir su reclamo y luego de que se entonaran los himnos, alzaron sus voces: “Pedimos por la aparición de Santiago Maldonado, desparecido durante la represión del Estado. Así como exigimos saber dónde está Daniel Solano, que pasó con Atahualpa Martínez, ¿cuántos más desaparecidos y muertos quieren?”, gritaron unos; “Justicia por Lucas Muñoz”, otros.

Los segundos se solidarizaron con los primeros. Acercaron el megáfono, gritaron y cantaron juntos.

El Vicecónsul boliviano intentaba continuar con el acto como si nada sucediera, hasta que finalmente se dirigió a los manifestantes y les dijo “este no es el momento, les pido por favor respeto”. Ese fue el principio del fin, el ocaso del acto era inevitable y la única autoridad a los que no iban dirigidos los reclamos -el Viceconsul- se enlazó en una discusión con los manifestantes. Aprovechando el cambio de foco del problema, el Vicegobernador, el Intendente, y los Concejales oficialistas, silenciosamente se retiraron de la Plaza sin hacer frente a los reclamos.

Los gritos siguieron: “asesinos”, “cómplices”, “entreguen a Maldonado”, “justicia”, mientras de fondo seguía sonando la música que entonaba la Banda de la Policía. Espectadores de todo, la comunidad Boliviana siguió apacible con su festejo y comenzaron a circular las empanada y las gaseosas.