# DESAPARECIDO EN DEMOCRACIA

“No se ha corroborado que Maldonado haya sido detenido por Gendarmería”

Lo afirmó la Justicia Federal de Esquel. Santiago sigue desaparecido por el Estado desde el 1 de agoto. La carta de su hermano Sergio.

07/08/2017
Chubut

 

Para la Justicia Federal “no se ha corroborado que Santiago Maldonado haya sido detenido por la Gendarmería Nacional Argentina en el procedimiento que realizó el 1 de agosto”. Así lo indicó a través de un comunicado oficial, en el que deja clara su mirada sobre la propiedad de la tierra recuperada por el pueblo mapuche: para la Jsuticia Federal se trata del “sector de la estancia Leleque de la Compañía de Tierras Sud Argentino SA, ocupado por el Pu Lof en Resistencia del Departamento Cushamen, en la provincia del Chubut”.

Santiago Maldonado permanece desaparecido por el Estado desde el 1 de agosto pasado, luego de la represión de Gendarmería en Cushamen. El comunicado del Juzgado que conduce Guido Otranto señala que “los vehículos que participaron en ese procedimiento han sido tempranamente identificados y quedaron resguardados por orden de este juzgado para ser sometidos a los estudios periciales que se realizaron hoy con el objeto de recolectar rastros de distinto orden que sirvan para determinar si Santiago Maldonado fue subido a alguno de ellos”.

El Juzgado indicó también que el pasado sábado “la Prefectura Naval Argentina realizó un rastrillaje con resultados negativos en las inmediaciones de la zona donde Santiago Maldonado habría sido visto por última vez. Sin perjuicio de ello, se aclara que los miembros del Pu Lof en Resistencia Cushamen no permitieron que el rastrillaje se extienda río abajo más allá de los 400 metros del lugar. Esta dificultad para realizar el rastrillaje se presentó desde el primer momento, dado que los efectivos de esa fuerza de seguridad se encontraban en el lugar en condiciones de comenzar la diligencia a las 9 de la mañana, debiendo aguardar hasta que recién pasadas las 14 horas la comunidad dio permiso para que pudieran acceder al predio que tiene acceso al río Chubut”.

“En la audiencia realizada el día viernes -continúa el comunicado- se aportó una prenda de vestir que -según los miembros del Pu Lof en Resistencia Cushamen-, utilizaba Santiago Maldonado cuando habría sido visto por última vez. En el momento en que el personal policial concurrió con un perro adiestrado para seguir el rastro que debiera haber quedado en la zona, los miembros de la comunidad le informaron que -en realidad- esa prenda fue utilizada por otra persona durante dos días luego de haber sido hallada, sin que este dato de relevancia fuera informado en la audiencia en la que fue aportada”. Por ese motivo, “el rastrillaje con el perro fue realizado con otra prenda que los miembros de la comunidad dieron a cambio en ese mismo momento, que dijeron haber encontrado en el lugar donde Santiago Maldonado habría sido visto por última vez. Efectivamente, con esta prenda como testigo, el perro adiestrado siguió un rastro de manera insistente hacia el interior del río”, se indicó desde el Juzgado Federal.

 

Carta

 

Por su parte, Sergio, hermano de Santiago, hizo pública una carta en la que reclama la aparición con vida y explica la circunstancia de la presencia del joven artesano en el lof Cushamen.

El texto es el siguiente:

“Hace casi una semana, tras la represión a los manifestantes en la comunidad Lof de Cushamen, la vida de toda mi familia cambió por completo: no vivimos, no podemos, no tenemos noticias de mi hermano, ni respuestas de las Fuerzas que apaleaban, disparaban y arrastraban todo lo que tenían enfrente, mujeres, niños... Y Santiago.

 

De visita en Chubut, se había quedado a dormir en el acampe para expresar su apoyo a los mapuches, que estaban exigiendo la liberación de su dirigente Facundo Jones Huala, preso político. Pero no, rectificando algo que muchos medios informaron, mi hermano no forma parte de ninguna agrupación de pueblos originarios, aunque siempre se muestre dispuesto a colaborar con distintas causas, frente a la ausencia del Estado. O sus abruptas irrupciones. Pues el martes, cuando la Gendarmería Nacional detonó un desalojo violento, muchas familias se resguardaron detrás de unos sauces, al costado del río que cruza los Andes. Allí, algunos intentaron salvarse de las balas, cruzando ese caudal de agua, entre la dificultad de las ramas. Santi no cruzó. Y el rastrillaje de la Prefectura ya lo confirmó.

Los gendarmes lo rodearon, lo golpearon y lo subieron a una camioneta.

No sabemos nada más.

El viernes presentamos un hábeas corpus en Bariloche, Esquel y El Bolsón. Recién entonces, el juez Otranto empezó la búsqueda, después de 84 horas sin hacer nada de nada. Y sí, se pueden lavar las manos diciendo que no se lo han llevado, pero la Gendarmería será responsable de lo que haya pasado. Santiago no se perdió, ni se esfumó por arte de magia. No se trata de una persona extraviada. Se trata de una desaparición forzada. Pero no vamos a esperarlo de brazos cruzados. Mañana, desde todos los rincones del país, marcharemos para exigir que nos digan dónde está, mientras lo buscamos nosotros mismos, sin descansar ni un minuto. Sólo para eso escribo estas líneas, para pedirles con este grito desesperado que, por favor, nos acompañen en cada ruta, en cada plaza, en cada avenida: tiene que aparecer mi hermano.

Y tiene que aparecer con vida”.