Para el PRO, kurdos y guerrilleros de Colombia e Irlanda apoyan al RAM

Lo aseguró el candidato a diputado Sergio Capozzi, vinculando el accionar de la Resistencia Ancestral Mapuche también con el narcotráfico. Defendió actuación de Gendarmería.

05/08/2017
Bariloche

Lorena Matzen y Sergio Capozzi, candidatos de Cambiemos

“Han recibido instrucción militar en el exterior, en el IRA (Ejército Republicano Irlandés) o con las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia). Y hay dos kurdos entre ellos”, afirmó el candidato barilochense del PRO, cuantificando que se trata de “un grupo minúsculo de no más de treinta personas con otros intereses que no son los del pueblo mapuche, y que tienen el apoyo de unas doscientas”.

Sobre el accionar atribuido a la RAM, comparó: “Así empezaron las FARC y terminaron dividiendo a Colombia en dos. Yo no quiero eso”. Luego, conjeturó: “Y qué casualidad que sea en una misma zona de frontera montañosa. Atrás hay narcotráfico. Es una zona liberada. Hay muchos pasos”.

Al aclarar que el conflicto era con la RAM y no con el pueblo mapuche, Capozzi se corrigió: “Está mal dicho pueblo mapuche, porque pueblo hay uno solo, el argentino” -dijo ante la consulta de En estos días- prefiriendo identificarlos como “el grupo o los descendiente de los mapuches”. Al respecto, asentó: “Todos somos hoy ciudadanos argentinos, con los mismos derechos y obligaciones. A ellos los vamos a respetar igual. Tenemos una Ley para reconocer qué territorios son mapuches y en el caso de que logren demostrarlo, se les devolverá, como lo dice nuestra Constitución”.

El candidato a Diputado cuestionó que se califique de “represión” lo que a su entender fue “una actuación de las fuerzas federales contra delitos que no pueden existir más”, en relación al violento allanamiento de Gendarmería en Pu Lof Cushamen, en el que desapareció el activista Santiago Maldonado.

Operativo de Gendarmería en Cushamen

También respaldó el accionar de las fuerzas de seguridad en Bariloche, que terminó con la detención de 9 manifestantes que exigían la libertad de Facundo Jones Huala. “Fue liberar la calle, en el marco de un protocolo. Estar 40 minutos en Bustillo o no poder sacar tu auto de San Martín porque hay un grupo de 9 personas cortando, impacta negativamente en nuestra imagen. En un país serio, ésto no ocurre”, culminó.